Ana y el herrero

 

ANA

Viedma.- (APP) Un amor prohibido en la Patagones donde gobernaba Francisco de Viedma. Una historia de amor que no podía tener lugar en esa época y que debía castigarse. Una historia real maravillosamente contada por la bahiense Virginia Haurie, quien se especializó en temas de cultura y educación popular, en su libro “Mujeres en tierra de hombres” (Editorial Sudamericana,1996)

Fuerte del Carmen, 1780.

El amor que sentía Ana María Castellanos por el herrero era tan ciego que no veía lo que pasaba a su alrededor. También la volvió imprudente, haciéndole olvidar que en el Fuerte del Carmen la mayor distracción de los soldados era espiar a las mujeres.
Ana María tenía veintidós años y un ardor que se le escapaba por el brillo de la mirada y el andar de las caderas.-Mucha mujer para ese borracho- era el comentario de los hombres que la miraban pasar con ojos de orgasmo.
Ana María tenía algo raro es esos tiempos: sabía leer y escribir. Pero no era libre, estaba casada con el labrador Matías Lagarreta, a quien más que trabajar la tierra le gustaban las borracheras. Tenía también un pequeño hijo llamado Josef que había heredado sus mismos ojos oscuros y fogosos.La Castellanos no se había enamorado de los músculos de Juan, el herrero, como pensaban las mujeres.
Una noche plagada de estrellas, Ana escuchó el rasguido de una guitarra que le desató la nostalgia. Como animal hambriento siguió su rastro hasta un vivac donde la música se mezclaba con la risa y las voces de hombres distendidos. Agazapada, desde lejos, apenas iluminadas por el fuego, vio una guitarra y unas manos enormes. Las mismas que muchas veces había visto domesticando el hierro. Allí, oculta entre las matas se quedó, hasta que el canto de los pájaros reemplazó el monótono croar de las ranas.Desde esa noche no hubo una en que no soñara dormida o despierta que era una guitarra. Y como cuando la mujer quiere no hay hombre que no quiera, empezaron los amores. No pasó mucho tiempo hasta que todos, por lo bajo, no hicieran otra cosa que hablar de Ana y el herrero.
-Mujer liviana- decían las mujeres.

-Hombre de suerte- decían los hombres.-Mala yerba- dijo el Superintendente Francisco de Viedma, que pretendía pobladores decentes en su ciudad.
Como suele suceder, el marido fue el último en enterarse y, como hacían algunos hombres en ese tiempo con las esposas infieles, le puso grillos en los pies. Pero eso no detuvo a la Castellanos ni al herrero, para quien romper un par de grillos era más fácil que cascar huevos.Un día empezaron las desgracias. Ocurrió una pelea en la que el herrero dio muerte a un indio conocido como el capitán Chiquito y fue llevado preso al bergantín Nuestra Señora del Carmen y Ánimas. Los indios reclamaron su muerte en venganza: el herrero sería ahorcado. Ana María creyó enloquecer. Sin paz ni consuelo pensó en tirarse al río.Bernardo Patruller, soldado del cuerpo de Artillería, quería desertar. Llevaba meses planeando la partida, buscando descontentos, lo hizo con el mayor sigilo. Huir por tierra era empresa endiablada. Sin embargo confiaba en la destreza de la caballada que le había prometido Aguirre. Pero necesitaban dinero y lo más escaso en El Carmen eran los pesos. Esas circunstancias reunieron a la Castellanos con el soldado. El se llevo los pesos y ella se quedó con la esperanza de la huida, prevista para la noche siguiente.
-Le encargo silencio, si se llegara a descubrir nos perdemos todos.
-Mi barriga está llena y quiero parir con mi hombre- dijo Ana María decidida.
Y escribió al herrero sobre los planes de fuga: el marinero Josef de Castro lo ayudaría a salir del bergantín y en lo de Aguirre se encontrarían con la caballada. Y como era mujer, también le escribió de su amor, de los dolores que sufría con su ausencia y del hijo que quería parir junto a él.Su marido le enredó los planes. Matías, despechado por tantos lloros por un ajeno y con el herrero preso, sintiendo a salvo su integridad, pensó que era tiempo de un escarmiento; de paso podría ganarse la gracia del Superintendente, que sabía que lo tenía mal visto.
-Mi mujer se ocupa de conmover para la fuga a las gentes de la población- dijo, y se fue dejando el aire sucio de traición y alcohol.Don Francisco de Viedma, para darse tiempo de encontrar a los cómplices, hizo detener a Ana María, en su casa, con una excusa. Ella se inquietó pero confió: el herrero no la abandonaría. Y se las arregló para enviar las cartas. Cuando horas más tarde llegó el habilitado Vicente Vázquez y Salgado con las mujeres Pascuala del Campo y Francisca Longueras, Ana María supo que había sido traicionada. Desnuda frente a las mujeres que registraban sus ropas, más que humillada se sintió quebrada. No encontraron más cartas, sólo un cuerpo inanimado que insinuaba un hijo.Sobre la cruz, los implicados declararon que ella con sus malas artes los había instigado para la fuga y fueron puestos en libertad.
El fiscal consideró a la Castellanos culpable y fue condenada a dos años de prisión en el Uruguay. Su marido fue echado del Carmen y obligado a realizar trabajos públicos donde no pudiera embriagarse. En la ciudad que soñaba Viedma no había lugar para vagos ni para mujeres que no supieran comportarse. Cuentan que las gentes del Carmen nunca supieron si a la mujer la castigaron por rebeldía o por liviandad. Y que, en cambio, sospecharon de la razón que salvó al herrero de la horca.

Una carta de amor

Las cartas que Ana María Castellanos escribió al herrero formaron parte de la sumaria que determinó su castigo. Fueron depositadas en el archivo del virrey Vértiz. Reproducimos una:“Querido mío de mi corazón tú sabes lo que me pasa con este borracho que él fue a decir que me quería ir contigo y me han puesto en el cepo y así no puedo descansar este corazón de suspirar y aunque no te puedo ver no hay consuelo para mí qué haré sin ti yo que estoy loca por que me falta la prenda en que yo me miro y prenda de mi corazón qué haré sin ti yo que me muero sin remedio porque ya no hay mundo para mí en qué espejo me miraré yo si me falta la prenda de mi alma que estimo yo y yo miro por la sangre que tengo contigo no te vayas que quiero ir contigo que si puedes salir para la caballada ahí está el paisano que dice que te ha de esconder que vengas sin recelo hasta que se… ha que nos… por tierra bastante gente que esto te lo pido por el amor de Dios que si no estás perdido que tienes el precio mal parado porque dicen que te van a ahorcar por Dios te pido que no me dejes que quiero morir contigo que no hay consuelo para mí hasta que no te vea en mis brazos que estoy rogando a Dios para cogerte en mis brazos que no puedo descansar sin ti caigito de mi alma espero que me has de hacer este gusto que te pido por la amor a Dios que estando la gente durmiendo te puedes escapar para fuera que es lo que puedo decir a Pepe… acompañarte para que te puedas escapar por la guitarra no te la envío por que la vamos a llevar con nosotros por tierra quiere tres pero esta… que en lo demás no hay consuelo para mí y así escribime y dame ese consuelo por el amor de Dios que bien ves cómo estoy la barriga llena que quiero ir a parir contigo y así no te canso más hasta que vea conmigo quien de corazón estima y verte desea es tu querida Ana María de Palacios*”.
*Ana María era hija de Andrés Castellanos y María Antonia de Palacios .

Material proveniente de la Agencia Patagónica de Noticias (APP)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.